Elías inmobiliaria

 

Reforma fiscal: ¿qué novedades introduce en el tratamiento de los alquileres?


La última reforma fiscal aprobada por el Gobierno ha supuesto un importante terremoto en materia de vivienda. En este caso centramos nuestra atención sobre la fiscalidad de los alquileres de vivienda habitual.

La mencionada reforma incorpora modificaciones en el IRPF que van a suponer a partir del próximo año un significativo aumento de la presión fiscal sobre los alquileres de vivienda habitual.

¿Cuál es la justificación? ¿Por qué esta mayor presión fiscal sobre los alquileres?

Con los cambios introducidos en la fiscalidad del alquiler de vivienda, desde el Gobierno se pretende eliminar el tratamiento no neutral del que venía gozando el alquiler para homogeneizar su tratamiento fiscal con el de la compra. Para lograr esta supuesta equiparación la nueva reforma del IRPF sacrifica incentivos fiscales de los que venía gozando el arrendamiento tanto desde la óptica del arrendador, como desde la del arrendatario.

¿Cómo afectan los cambios al arrendador?

En el caso de los propietarios arrendadores, a partir del 1 de enero de 2015 estos verán minoradas las deducciones fiscales existentes en el IRPF para las rentas obtenidas del alquiler de vivienda habitual.

Hasta la fecha el arrendador disfrutaba de la exención de tributar por el 60% del rendimiento obtenido por el alquiler, exención que aumentaba incluso hasta el 100% cuando el inquilino tenía entre 18 y 30 años.

A partir del 2015 desaparecerá esta reducción del 100% aplicable a los rendimientos cuando los inquilinos son jóvenes menores de 30 años, de forma que la reducción pasará a ser siempre del 60% independientemente de la edad del inquilino.

¿Cómo afecta la reforma al arrendatario?

Hasta este año los inquilinos podían disfrutar en Galicia de una doble deducción por alquiler de vivienda habitual en el IRPF.

Por una parte, la deducción estatal permitía desgravar hasta el 10,05% de las cantidades satisfechas en concepto de alquiler de vivienda habitual, sin límite de edad, en el caso siempre de bases imponibles inferiores a los 24.107,20€.

Esta desgravación era compatible con la autonómica, que permite deducir el 10% del importe satisfecho por el alquiler de vivienda habitual por jóvenes con un límite máximo de 300€ por contrato de alquiler. Para poder aplicar esta deducción la fecha del contrato de arrendamiento debía ser posterior al 1 de enero de 2003; mientras que los inquilinos habrían de tener 35 años o menos en la fecha de devengo del impuesto, una base imponible que no superase los 22.000€ y presentar justificante del depósito de la fianza en el Instituto Gallego de la Vivienda y Suelo o bien copia compulsada de la denuncia presentada ante dicho organismo por no haberle entregado dicho justificante la persona arrendadora.

La nueva reforma fiscal elimina del IRPF la deducción estatal del 10,05% en el alquiler de vivienda habitual para aquellos inquilinos cuyos contratos se firmen a partir del 1 de enero de 2015.

¿A partir de qué momento afectan estas modificaciones?

La forma en que desaparecerán estos incentivos es diferente. El fin de la reducción del 100% para los arrendadores afecta a todos los contratos de alquiler, sea cual sea su fecha de inicio; mientras que la desaparición de la deducción estatal para inquilinos sólo afecta a los contratos firmados a partir del 1 de enero de 2015.

Es decir, al igual que ocurría cuando se suprimió la deducción por inversión en vivienda habitual, se establece un régimen transitorio para los alquileres de vivienda efectuados con anterioridad a 2015, de forma que esta supresión sólo afectará a nuevos alquileres. Los inquilinos que hayan iniciado su contrato antes de 2015 y que hayan podido disfrutar de la deducción antes de dicho año podrán seguir aplicándola hasta el fin del contrato.

 

Volver arriba
ACEPTO

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra página de política de cookies.