Elías inmobiliaria

 

Rechazo a la reforma del alquiler en el Congreso.


El Pleno del Congreso de los Diputados no ha convalidado por 241 votos en contra, 1 abstención y 103 votos a favor el Real Decreto ley 21/2018, de 14 de diciembre.

El 19 de diciembre de 2018 entró en vigor la reforma del mercado del alquiler elaborada por el Gobierno. Los principales cambios afectaban a la duración de los contratos de arrendamiento y a las fianzas. Sin embargo, el Congreso de los Diputados ha rechazado este real decreto ley por amplia mayoría. Tendremos que tener en cuenta que cualquier contrato que se haya firmado entre estas dos fechas quedará inalterado, es decir, sigue vigente, aunque el Congreso haya rechazado las medidas ahora.

Ante el rechazo del Congreso de los Diputados al real decreto ley del alquiler, propietarios e inquilinos deben saber cómo actuar y cuál es la duración de los contratos de arrenamiento. 

El contrato de arrendamiento fimrado durante la vigencia del real decreto ley tendrá plena validez puesto que hay que respetar la voluntad de las partes. Sin embargo, los plazos de prórroga forzosa para el arrendador y a la voluntad del inquilino quedarán en 3 años (sean un particular o una empresa) y la tácita reconducción será anual.

-Si el contrato contempla 5 o 7 años de duración, esto queda inalterado porque es la voluntad de las partes. Pero la tácita reconducción que está en tres años por la reforma actual, quedaría sólo en un año que es lo regulado en la reforma de 2013.

-Si el contrato de alquiler se celebra por 1,2 años o 3 años, está regulado por la ley de 2013. Estamos en los tres años de prórroga forzosa y la tácita reconducción quedaría en un año.

-Sin embargo, si existe una verdadera voluntad de alquilar una propiedad no afecta la convalidación o no del real decreto, poque existe la libertad de pactos entre las partes para establecer el plazo de duración del contrato que acuerden, y el propietario que quiere alquilar por 5 o 7 años, tal y como se preveía en el real decreto, así lo hará constar en el contrato, previo acuerdo con el arrendatario, con independencia de que legislación se aplique, si la reforma de 2013 o la de 2018.

- Será ilegal que el propietario quiera rescindir el contrato cuando haya transcurrido un plazo inferior al establecido como prórroga forzosa en la legislación que esté vigente, si el inquilino manifiesta su deseo de continuar en la vivienda. La prórroga forzosa es un derecho del arrendatario y una obligación del arrendador. Cualquier plazo que sea superior al previsto como forzoso, es totalmente válido.

-Al no ser convalidado en el Congreso el Real Decreto, no queda modificada tampoco la Ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. Por lo tanto el inquilino deberá pagar este impuesto cuando firme un nuevo contrato de alquiler.

Fuentes: Idealista

Volver arriba
ACEPTO

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra página de política de cookies.