Elías inmobiliaria

 

¿QUÉ OCURRE CUANDO EXISTEN VARIOS PROPIETARIOS DE UN MISMO INMUEBLE?


Se trata esta de una situación muy frecuente, en la mayoría de los casos motivada por una herencia o por una separación matrimonial. ¿Qué supone esta circunstancia para los propietarios implicados?

Si todos los propietarios están de acuerdo sobre el destino del inmueble...

En la situación ideal todos los copropietarios del inmueble están de acuerdo en el destino del mismo, pudiendo quedárselo entre ellos para su disfrute u obtener un rendimiento a través de su venta o alquiler a un tercero.

En caso de existir acuerdo entre los propietarios para el alquiler o venta de la propiedad la cuestión es muy sencilla: todos los ingresos y gastos derivados de estas operaciones se repartirán entre las partes de forma proporcional en base a sus porcentajes de participación en la propiedad.

Si por el contrario es uno de los propietarios implicados el que desea quedarse con el inmueble y el resto están de acuerdo podrán disolver el condominio, de forma que se adjudica la propiedad a esta persona y esta compensa a las demás partes en función del valor pactado y de la cuota de participación que tenga cada una.

Pero si no existe acuerdo entre los propietarios sobre el destino del inmueble...

La situación se complica notablemente cuando existen diferentes opiniones entre los copropietarios y el acuerdo se vuelve imposible. En este caso no basta un acuerdo de la mayoría, pues nunca se va a poder obligar a un copropietario a vender.

El proceso se vuelve entonces más complejo, largo y costoso, pues la única opción es acudir a la vía judicial, atendiendo al artículo 400 del Código Civil, que dispone que ningún copropietario estará obligado a permanecer en la comunidad y que cada uno de ellos podrá pedir en cualquier tiempo que se divida la cosa común.

Cualquier copropietario puede entonces desbloquear la situación acudiendo al juzgado e iniciando el procedimiento de división de cosa común, en el que se demanda a todos los copropietarios y se solicita que el bien se lleve a subasta pública.

A este respecto puede ocurrir también que una de las partes venta su participación a un tercero, pasando este a ocupar la misma posición que el transmitente, con los mismos derechos y obligaciones. Esta operación es más bien propia de inversores inmobiliarios, que buscan aprovechar el conflicto entre los copropietarios para adquirir participaciones en inmuebles a muy bajo precio y a continuación forzar la subasta pública, adquirirlos y venderlos posteriormente a un precio de mercado más elevado.

Sin ninguna duda lo mejor en estos casos de copropiedad es tratar de llegar a un acuerdo y superar los conflictos personales, pues no sólo el proceso es mucho más sencillo y rápido, sino que el beneficio individual va a ser también mayor para todas las partes.

Volver arriba
ACEPTO

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra página de política de cookies.