Elías inmobiliaria

 

Ayudas destinadas a paliar los daños causados por los temporales


El Gobierno aprueba medidas urgentes para paliar los daños causados por los temporales en la fachada atlántica y la costa cantábrica, valorados en unos 150 millones de euros.

El pasado 21 de febrero se aprobó el Real Decreto-ley 2/2014, por el que se adoptan medidas urgentes para reparar los daños causados en los dos primeros meses de 2014 por las tormentas de viento y mar en la fachada atlántica y la costa cantábrica. Según el ministro de interior, Jorge Fernández Díaz, estos daños ascenderían a 150 millones de euros (130 correspondientes a bienes públicos y 20 a bienes de particulares) y habrían afectado a un centenar de municipios costeros de Galicia, Asturias, Cantabria y el País Vasco.

Los fuertes temporales sucedidos durante los dos primeros meses del año, y especialmente los episodios de los días 1 y 2 de febrero, han dejado grandes daños en todo el litoral costero noroccidental, tanto en bienes de particulares, como en bienes de dominio público. La gravedad de estos daños ha motivado la aprobación por parte del Gobierno de este conjunto de medidas paliativas y reparadoras para favorecer el restablecimiento de los servicios, la reparación de los daños producidos y la vuelta a la normalidad de las zonas afectadas. Los municipios y núcleos de población a los que serán de aplicación dichas medidas se determinarán por orden del Ministerio de Interior.

Este Real Decreto aprueba por tanto un catálogo de medidas que afectan a varios Ministerios y que abarcan aspectos muy diferentes, pues mientras que unas se dirigen a disminuir las cargas tributarias o a incrementar la flexibilidad laboral y contractual, otras intentan paliar el impacto en las empresas, particulares y corporaciones locales afectadas con la concesión de ayudas.

Por una parte, se contemplan ayudas destinadas a paliar daños personales (fallecimiento o incapacidad causados directamente por los siniestros); daños materiales en vivienda y enseres (facilitando la acreditación de la titularidad de los inmuebles afectados); daños en establecimientos industriales, mercantiles, agrarios, marítimo-pesqueros, turísticos y de otros servicios; y ayudas a personas físicas o jurídicas que hayan realizado prestaciones personales y de bienes.  Las solicitudes para la concesión de estas ayudas deberán  presentarse a través de las Delegaciones o Subdelegaciones del Gobierno en cada Comunidad Autónoma en el plazo de 2 meses desde la entrada en vigor de la norma y serán resueltas por el Ministro de Interior en el plazo de 3 meses desde la fecha de presentación.

Además, se incluyen ayudas a las corporaciones locales por los gastos causados para hacer frente a estas situaciones de emergencia. Así, podrán subvencionarse aquellas actuaciones inaplazables que se hayan llevado a cabo con el fin de garantizar la vida y seguridad de las personas y el funcionamiento de los servicios públicos esenciales (retirada de lodos y arenas, limpieza de vías y entornos públicos…). Asimismo, a los proyectos relativos a las obras de reparación o restitución de infraestructuras, equipamientos o instalaciones y servicios de titularidad municipal se les aplicará el trámite de urgencia y el Estado podrá concederles una subvención de hasta el 50% de su coste.

En esta misma línea, el citado Real Decreto también recoge actuaciones en la costa, en el dominio público hidráulico, en infraestructuras rurales de uso general y en las demás infraestructuras públicas afectadas.

Por otra parte, la norma establece un conjunto de beneficios fiscales:

- Exención de las cuotas del Impuesto sobre Bienes Inmuebles correspondientes a 2014 que afecten a viviendas, establecimientos industriales, turísticos, mercantiles, marítimo-pesqueros y profesionales, explotaciones agrarias y forestales, locales de trabajo y similares, dañados como consecuencia directa de los temporales.

- Reducción en el Impuesto sobre Actividades Económicas correspondiente al 2014 a las industrias de cualquier naturaleza, establecimientos mercantiles, marítimo pesqueros, turísticos y profesionales cuyos locales de negocio o bienes afectos a la actividad hayan sido dañados como consecuencia directa de los siniestros, siempre que hubieran tenido que ser objeto de realojamiento o se hayan producido daños que obliguen al cierre temporal de la actividad.

- Exención de las tasas de Tráfico en la tramitación de las bajas de vehículos solicitadas como consecuencia de los daños de los temporales y en la expedición de duplicados de permisos de circulación o de conducción destruidos o extraviados por dichas causas.

- Exención en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas para las ayudas excepcionales por daños personales recogidas en el propio decreto.

- Reducciones fiscales especiales para las actividades agrarias.

En el ámbito laboral, se recogen medidas de flexibilización del régimen laboral y exenciones de cuotas de la Seguridad Social. En este sentido, los expedientes de regulación de empleo, así como las pérdidas de actividad en el sector marítimo-pesquero, de la hostelería y hospedaje, que tengan su causa directa en los daños producidos por las tormentas señaladas tendrán la consideración de provenientes de una situación de fuerza mayor. Se incluye además una moratoria de hasta un año sin interés en el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social de las empresas y los trabajadores por cuenta propia que hayan sufrido daños o pérdidas de actividad directamente derivadas del temporal.

En materia de contratación, se flexibiliza la normativa relativa a contractos del sector público, de forma que podrán tener la consideración de obras, servicios o suministros de emergencia los contratos de reparación o mantenimiento de infraestructuras, equipamientos o servicios realizados a consecuencia de los siniestros, así como las obras de reposición de bienes perjudicados por la catástrofe, cualquiera que sea su cuantía.

Finalmente, se contempla la celebración de convocatorias especiales del Fondo Financiero para la Modernización de las Infraestructuras turísticas (FOMIT), con la finalidad específica de financiar las obras de reparación de las infraestructuras turísticas municipales y establecimientos turísticos privados que hayan quedado afectados.

En el siguiente enlace podéis consultar íntegro el Real Decreto-ley 2/2014.

(Fotografía: La Opinión A Coruña)

Volver arriba
ACEPTO

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra página de política de cookies.